La mosca de la fruta (Ceratitis Capitata): se trata de un diptero, con adultos de tamaño inferior a la mosca doméstica y de coloración viva.

En las zonas de clima suave se dan entre 6 a 8 generaciones al año.

Los daños son producidos por la hembra al poner los huevos provocando un pequeño orificio en la superficie del fruto formándose una coloración de color castaño en el caso de los melocotones. Las larvas se alimentan de la pulpa del fruto donde producen galerías.