En el mes de noviembre comienza la campaña de la oliva y existen varias plagas que pueden afectar al olivar:

- Mosca del olivo (Dacus Oleae): se trata de un diptero, tiene por lo general tres generaciones al año aunque pueden llegar a cuatro.  Produce daños tanto directos como indirectos. Directamente provoca caida de frutos y disminución de tamaño de olivas, pero indirectamente provoca la penetración de hongos y bacterias que dan una depreciación de la calidad del aceite obtenido de estas olivas.

- Prays del olivo (Prays oleae): se trata de una pequeña polilla gris plateada con manchas oscuras. Tiene tres generaciones al año sincronizadas con el cultivo del olivo. Los daños que se producen van desde daños en las hojas, reducción del índice de cuajado de las flores hasta caída de frutos.

- Barrenillo del olivo (Phoeotribus scarabeoides): un coleoptero cuyos adultos son pequeños escarabajos de entre uno a tres milimetros.

- Algodón del olivo (Euphyllura olivina): adultos son de color verde, de pequeño tamaño y gruesos. Las larvas segregan una cera banca que recubre totalmente las colonias dándole el aspecto de algodón. Afectan al normal desarrollo del árbol, produce daños en yemas y la disminución de frutos cuajados.

- Cochinilla de la tizne (Saissetia oleae): succiona savia y excreta sustancias azucaradas (las melazas) y que impregnan el olivo y dan alimento a unos hongos negros (negrilla) dando una disminución de la fotosíntesis y la respiración. 

Publicado: 4 de Octubre de 2017