Abril es un mes de mucha actividad en la huerta pues marca el inicio para plantar la mayoría de los cultivos de verano (judías, tomates, lechugas, patatas de tarde, calabazas..). Aunque la posibilidad de heladas suele ser muy escasa, sí que pueden darse importantes oscilaciones térmicas y alguna granizada, por lo que habrá cultivos que, si los plantamos en exterior, tendremos que proteger.

He aquí algunos consejos:

-Este año está siendo atípico, con precipitaciones por encima de la media y temperaturas más frías de lo normal. Esta situación aconseja, sobre todo para los cultivos en exterior, como tomates, pimientos, judías, berenjenas e incluso patatas, retrasar la fecha de plantación hasta que suban algo más las temperaturas.

-También nos recordaremos de quitar las hierbas adventicias en cultivos que ya plantamos hace meses, como los ajos, las cebollas o las fresas. En caso de que haya varios días seguidos de calor y humedad, favorecerán la aparición de mildiu o rolla en ajos y cebollas, por lo que es recomendable hacerles un tratamiento antifúngico.

-En el caso de las patatas de temprano, si ya están nacidas y en caso de que coincidan varios días seguidos de calor y humedad también es recomendable hacerles un tratamiento con sulfato de cobre para prevenir la aparición de enfermedades.

– Desde finales de abril y hasta principios de mayo es el momento también de plantar en exterior todo tipo de cucurbitáceas. Es decir, calabacín, pepino, calabaza, melón, sandía..etc.